Los cultivos agrícolas se benefician cada vez más de los precisos datos que un RPA puede facilitar al agricultor.

Los vehículos aéreos no tripulados (UAV) más comúnmente conocidos como drones, están comenzando a jugar un papel muy relevante en lo que a cuidados de los cultivos agrícolas se refiere: ahora son capaces de diagnosticar los niveles de estrés de las plantas y, por lo tanto,  ayudan enormemente en la tarea de elegir un tratamiento eficaz para su normalización como,  por ejemplo,  utilizar menor cantidad de pesticidas.

Por curioso que pueda parecer, el estrés en las plantas es un factor clave que las hace más susceptibles a ser atacadas por una plaga.

Cultivos - plaga de áfidosConcretamente en los cultivos de cereales comerciales, este tipo de afecciones puede tener un enorme impacto en los resultados de la cosecha y su calidad.

Las plantas de un cultivo pueden acusar estrés por diferentes razones, pero una de las más comunes es la deficiencia de nutrientes.  Estudios realizados por el investigador del DAFWA, Dusty Severtson, concluyen que cultivos en los que se ha detectado una deficiencia en los índices de potasio han resultado ser más propensos al ataque de plagas como los áfidos,  también conocidos como pulgones.

 

La tecnología

Cultivos _ Flor de Colza o canolaEste organismo, ayudado por un octocóptero (un RPA de ocho rotores) equipado con una cámara de múltiples sensores,  ha sobrevolado campos de colza (o canola) para evaluar los niveles de estrés individual de estas plantas.

Gracias al estudio de las imágenes obtenidas con la cámara y las longitudes de onda de luz emitida por las plantas,  los investigadores pudieron comprobar con facilidad qué áreas del campo presentaban un crecimiento más pobre.

Las estructuras de las células de las hojas de la planta reflejan fuertemente la luz del infrarrojo cercano cuando son alcanzadas por la luz solar.  Cuantas más hojas tiene la planta,  más luz infrarroja reflejan,  lo que es un indicativo de su buena salud.

La imagen recogida por el UAV fue precisa al 99,9% en la detección de una deficiencia de potasio en el campo de canola, volando a 120 metros sobre el nivel del suelo, unos cuatro meses después de la siembra.

En el estudio, las plantas con bajos niveles de potasio mostraron una menor biomasa y las infestaciones de áfidos verdes fueron  más altas.

 

¿Cómo podemos utilizar estos resultados para aplicar una solución?

La detección temprana de plagas y enfermedades es fundamental para el correcto crecimiento de un cultivo. Utilizando una herramienta como es el caso de un dron equipado con una cámara NDVI o multiespectral,  que consiguen imágenes con mayor resolución que las ofrecidas por un satélite,  podemos detectar con rapidez el tipo de plaga y, por lo tanto,  medir mejor la aplicación de pesticidas específicos sólo en las zonas afectadas y no en el cultivo completo.

Además de aplicaciones como esta,  son otros muchos los beneficios que nos ofrece el uso de drones en tareas agrícolas.  Te las contamos en este artículo.

Con conclusiones como esta,  sería muy recomendable que los agricultores se animaran a incorporar este tipo de tecnología en su rutina,  porque sin duda ofrece resultados que pueden redundar en un ahorro económico de importancia.

Fuente: http://phys.org/news/2016-06-drones-health-decrease-insecticide.html

Shares