El MKD, Mine Kafon Dron, ha sido ideado por Massoud Hassani, el mismo creador de «Mine Kafon».

Los creadores del MKD,  el avión no tripulado que puede mapear de forma autónoma, detectar y detonar minas terrestres, dicen que su tecnología podría limpiar el mundo de estos dispositivos mortales en menos de 10 años. Es un objetivo ambicioso, pero merece la pena. A nivel mundial se cree que hay unos 100 millones de minas terrestres. Muchas de ellas provienen de conflictos ya concluidos hace tiempo. Cada año estas minas matan a miles de personas, la gran mayoría  civiles y, con demasiada frecuencia, niños inocentes.  El MKD quiere ayudar a solucionar esta situación.

El MKD está diseñado para eliminar las minas terrestres de manera fácil, más económica y más segura. Este dron tiene seis rotores y tres accesorios incluidos. El primero se utiliza para asignar el área que se desea inspeccionar, el segundo es un detector de metales que se utiliza para detectar minas y fijar su situación ayudado de marcadores GPS. Hecho esto, el RPA vuelve con su operador para intercambiar el detector de metales por un brazo de robot que se utiliza para colocar pequeños detonadores del tamaño de pelotas de tenis sobre el lugar donde ha sido localizada la mina.  Por último,  el avión no tripulado se retira a un lugar seguro para que la mina sea detonada.

MKD Mine Kafon DronLos diseñadores de MKD afirman que este método es hasta 20 veces más rápido que las técnicas tradicionales de eliminación de minas, y hasta 200 veces más barato. El equipo, dirigido por el diseñador Massoud Hassani, también creador de la “mine Kafon” – un dispositivo que avanza ayudado por el viento, económico y desechable, que se parece a una planta rodadora hecha de desatascadores, que rota alrededor de los campos y provoca la voladura de minas a medida que avanza.  El propio Hassani sabe por experiencia el daño que estos dispositivos pueden hacer: se crió en el norte de Kabul, en Afganistán, un país desgarrado por las minas terrestres, con unos 10 millones de ellas concentradas en un área de unos  500 kilómetros cuadrados.

Hassan está tratando de recaudar fondos para la producción de este dron en Kickstarter, y ha puesto en marcha una campaña con el objetivo de conseguir € 70.000 para su financiación. El dinero será utilizado para mejorar el diseño de la MKD, el desarrollo de estaciones base, probar el avión no tripulado en diferentes entornos, y entrenar a pilotos. Las recompensas consisten en el envío de tarjetas postales de aquellos lugares que serán limpiados de minas con la ayuda de los patrocinadores, así como modelos en miniatura de la mina Kafon.

Los diseñadores de la MKD admiten que el uso de un avión no tripulado para este trabajo también tiene sus problemas:  por un lado está la dificultad para detectar minas que han sido enterradas durante décadas, con un dron que tiene que planear unos cuatro centímetros por encima del suelo. También puede ser problemático confiar en el GPS (que tiene una precisión de alrededor de cuatro metros) para realizar una geolocalización precisa.  Por esto,  el equipo MKD quiere mejorar la triangulación de antenas externas.  A pesar de todo, este es un reto que sin duda podría merecer la pena si el MKD pudiera cumplir con las expectativas de sus creadores:  cambiar y salvar vidas en todo el mundo.

Fuente: http://www.theverge.com/2016/7/19/12222104/landmine-detecting-drone-mine-kafon-drone

Shares